Usamos cookies para mejorar la experiencia en nuestra tienda online. Navegando, entenderemos que aceptas la utilización de las mismas ‘leer +’.

Aceptar

Acaba de eliminar Restaurar

0,00€ Total
Confirmar
Vaciar
9788400103392

EAN 9788400103392

25,00 € impuestos inc.

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

Autor Huerta Rodríguez, Jesús Caos
Editorial BUBOK PUBLISHING, S.L.
EAN 9788400103392
Peso 845
Páginas 446
Tamaño 170cm X 240cm

Clemente de Alejandría es unos de los intelectuales más significativos de los primeros siglos de la cristiandad. Su legado es un claro ejemplo de un verdadero y auténtico diálogo intercultural entre el cristianismo naciente y la herencia clásica disponible de su momento. Este filósofo alejandrino se dio a la tarea de leer los textos judeocristianos y los de los autores clásicos por igual. A lo largo de gran parte de su obra hay una búsqueda incesante de las huellas de un único logos que se ha revelado en los diferentes horizontes culturales de la humanidad. De esta manera, sin importar el lugar de procedencia de dicha revelación, Clemente emprende un esfuerzo exegético de textos cristianos y clásicos con el firme propósito de rastrear, recuperar y compartir ese logos con los demás.El presente volumen es resultado de esa interculturalidad subyacente a la obra del alejandrino. A través del estudio exegético y filológico de las citas que utiliza Clemente del Pentateuco en sus escritos, se puede apreciar ese diálogo creativo entre la cultura cristiana y clásica. El uso de la Septuaginta (la traducción griega del Antiguo Testamento) le ofrece al alejandrino ese puente, puesto que le permite leer la «historia sagrada» en clave helenística. Por consiguiente, Clemente no muestra inconveniente en prolongar la tarea realizada por el judeohelenismo y hacer parte de la tradición cristiana la herencia grecorromana de su época. Así pues, es capaz de unir y definir figuras bíblicas del Antiguo Testamento con personajes y acciones del ambiente cultural helenizado: Abraham es un «astrónomo» que usa el saber encíclico, Jacob es puesto en paralelo con Odiseo, Moisés es comparado con los legisladores que dieron origen a las ciudades griegas. De esta forma, termina integrando tres horizontes culturales: el judío, el helenístico y el cristiano. Finalmente, la tarea de Clemente es una muestra de ese intenso diálogo intercultural que debería existir hoy en día en el ámbito religioso.

Categorias: